PDF Imprimir E-mail

GASTRONOMÍA

 


La cocina tradicional de los municipios que forman la Mancomunidad de la Comarca de Estepa, ha estado condicionada por los productos de temporada que se obtenían de la tierra. El ser una zona de transición entre la Sierra y la Vega del Genil, con piedemonte, cerros, abundantes “ojos”, y una extensa campiña, ha propiciado la combinación de la trilogía mediterránea con cultivos de huerta. Por otro lado está presente aún en nuestra cocina la influencia árabe y la repostería conventual. Algunas coplillas tradicionales, ya perdidas, reflejaban las peculiaridades locales de nuestros productos y de nuestra cocina.

El aceite de oliva virgen es el ingrediente básico de nuestras recetas. El potaje de garbanzos, la olla con pringa, el cocido el guiso de carne eran platos invierno, más propios de los municipios de la campiña, la cazuela de habas, las alcachofas rellenas, pimientos asados, los picadillos son más típicos de los municipios con importantes huertas, mientras que las tortilla y el revuelto  de espárragos, junto con el conejo al ajillo, o la liebre con arroz se cocinaban en la zona de la sierra. El salmorejo, , el gazpacho, las migas ,entre otros, han sido platos que han estado presentes en todos los municipios de la comarca, y que aún perviven.

La repostería destaca por sus magdalenas, ochios, pestiños, tortas de manteca, gachas, muy vinculada a los distintos ciclos festivos y religiosos de los municipios que conforman la asociación.