PDF Imprimir E-mail

 

LOS CARNAVALES


            Aunque posiblemente la etimológicamente la palabra carnaval provenga del latín  carne y levere ( quitar la carne), el origen de estas fiestas se remonten a tiempo de los sumerios y egipcios, o de los celtas según algunos investigadores . Otros las vincula con las celebraciones en honor a Carna, hija de Helermo (kalendas de febrero) diosa de las habas y el tocino, pasando posteriormente a formar parte de las fiestas y rituales cristianos a partir de la Edad Media.

            Su relación con los ciclos agrícolas también parece fundada, ya que es una fiesta que se caracteriza por al desenfreno desmesurado de alimentos especialmente de carne, ya que al finalizar el invierno se iniciaba la pudrición de la misma, lo que obligaba a consumir toda la carne conservada. Hay un paréntesis de ayuno, ya que hay que esperar a que llegue el equinoccio de primavera ( 21 de marzo), y se recójala nueva cosecha. Como toda fiesta popular y pagana la religión cristiana se apropia de ella adaptándola.

            Es una fiesta que alcanzo gran esplendor durante la II República española, con los pasacalles de mascaras y la presencia de las estudiantinas. Tras la Guerra civil y durante la dictadura franquista se celebró de una forma muy tímida, conservándose los juegos de rueda. Aunque se ha intentado recuperar en bastantes municipios de nuestra comarca, ya en la época democrática, su renacer ha sido muy dispar.

            El Carnaval tiene especial importancia en Pedrera, es la fiesta con mayor grado de participación, y con la cual se identifica toda la población. El programa de actuación es amplio incluyendo Pregón inaugural, Romería, presencia de chirigotas gaditanas, y el entierro de la sardina el miércoles de ceniza, donde toda la población se disfraza.

            En otros municipios, como Casariche, Estepa o Herrera, se conservan aún la participación de la estudiantina, un grupo de comparsa que va cantando canciones utilizando la música de composiciones muy conocidas  en la que se recogen los chascos o acontecimientos que ha sucedido en la localidad, y se solía criticar a las autoridades. En Herrera tiene también especial relevancia el desfile de disfraces ante la puerta del ayuntamiento de grupos y parejas. En Casariche durante estas fiestas se recuperan algunos juegos tradicionales como la gallinita ciega, o el aporrear los cantaros, además de la presencia de la estudiantina por las calles de la localidad.